En los tiempos en que vivimos, en que la fiscalidad es uno de los gastos más importantes existentes en el negocio (y sin retorno alguno) y en que la actividad de la administración es frenética, limitar la función del asesor a la de gestor es un error.
El asesor debe participar activamente colaborando en la toma de decisiones de la empresa, siempre desde el conocimiento del negocio, de la estructura de la misma y, por supuesto, de la normativa que le afecta.

Sólo de esta manera, incorporando la fiscalidad a las políticas diarias de toma de decisiones de la empresa y haciendo partícipe de ellas al asesor fiscal, es posible optimizar la carga impositiva.

Planificar la fiscalidad supone adoptar una política de inclusión de la tributación como un elemento inherente dentro de los sistemas de toma de decisiones de la empresa.

El conocimiento actualizado de la normativa, junto con un seguimiento continuado de la realidad de la empresa, permite aplicar las políticas contables y fiscales más adecuadas y, con ello, optimizar la factura fiscal.

La declaración final a presentar no debe suponer una sorpresa para el empresario, sino que debe ser el reflejo natural de lo planificado en el día a día con su asesor fiscal.

Nuestro compromiso es acompañar a su empresa a adoptar una política de planificación fiscal continuada que le permita pagar los menos impuestos posibles mientras usted duerme tranquilo al saberse amparado por la Ley.

Ayudamos a su empresa a adoptar una política de planificación fiscal que le permita optimizar su factura tributaria.

Contacto

Si quiere contactar con nosotros.

Dirección: Avda. Diagonal, 419 4º 08008 Barcelona

Telefóno +34 93 415 05 04

Email: dgimenez@alfonsea.com