Más luz sobre la reserva de capitalización

La DGT, en Consulta Vinculante de 15-11-16, ha interpretado algunas cuestiones en relación a la reserva de capitalización, que viene a dar luz sobre algunas dudas que se venían planteando:

Respecto a la variación de los fondos propios:
– Los ingresos o aumentos de reservas derivados por reversiones de deterioro de activos son incrementos de fondos propios.
– Los aumentos por capitalización de créditos no forman parte de los fondos propios.
– Forma parte de fondos propios la cifra dotada como reserva legal por la parte del beneficio que no puede distribuirse por tener que aplicarse a la compensación de pérdidas de ejercicios anteriores.
– Las reservas consecuencia de procesos de fusión de sociedades participadas se incluyen como ampliaciones de fondos propios.
– El mantenimiento de los fondos propios no debe producirse partida a partida sino globalmente. Puede disponerse de una partida si se compensa con otra.

Con carácter específico para los grupos fiscales:
– El cómputo del incremento de los fondos propios del grupo se realiza sumando los fondos propios de las sociedades que forman el grupo, sin realizar eliminaciones ni incorporaciones;
– Si la sociedad que genera el incremento de fondos propios tiene base imponible positiva pero la base imponible del grupo es negativa, no se puede aplicar la reducción.
– Si la sociedad que genera el incremento de fondos propios tiene base imponible negativa pero la base imponible del grupo es positiva, sí se puede aplicar la reducción.
– La dotación de la reserva puede realizarse por cualquier sociedad del grupo. No tiene porque ser la representante ni la que aumentó los fondos propios.

Asimismo se establecen algunos criterios sobre el mantenimiento de la reserva indisponible y las cantidades pendientes de aplicar en el caso de pérdida del régimen de grupos, extinción o exclusión de sociedades.

Resultan preocupantes algunos de los criterios indicados si tenemos en cuenta que, a la fecha de esta consulta vinculante, habían pasado casi 4 meses desde la presentación del Impuesto de Sociedades 2016 y quizás, el criterio utilizado por el declarante no fue el mismo.

El arrendamiento como actividad económica. El local es condición necesaria pero no suficiente.

De nuevo los tribunales (esta vez el Supremo en 1-12-2016) se ha manifestado indicando que, en el arrendamiento de inmuebles no basta la
concurrencia de local y empleado para calificar la actividad como económica.

Es necesario que, además, exista una masa crítica, una carga de trabajo que justifique la necesidad de disponer de esos elementos de producción.

En este caso, la sentencia versa sobre la consideración o no de una sociedad como patrimonial a los efectos del Impuesto de Sociedades, pero los tribunales tienen el mismo criterio en relación a la exención en el Impuesto de Patrimonio y las reducciones del 95% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

¿Cuál es el balance a considerar para el Impuesto de Patrimonio?

La normativa del Impuesto sobre el Patrimonio regula que, cuando se dispone de participación en empresas no cotizadas, debe declararse el valor de acuerdo con el “último balance aprobado”.
Concretamente, salvo que esté auditado sin salvedades, debe declararse el mayor valor entre el nominal, el teórico contable y el de capitalización al 20% del resultado promedio de los últimos tres años.

Hacienda venía interpretando que el balance a considerar debía ser el último aprobado a la fecha del devengo del Impuesto (31 de diciembre), es decir por lo general, el del ejercicio anterior.
Sin embargo, sentencias de varios tribunales le han llevado a cambiar de criterio. En Consulta vinculante de 23 de diciembre de 2016 ha señalado que debe tomarse el último balance aprobado dentro del plazo voluntario del Impuesto (30 de junio), en base a un mejor acercamiento a la realidad económica de la base imponible del tributo.

A vueltas con el IVA del turno de oficio

Los Tribunales Europeos han obligado a Hacienda a cambiar su criterio sobre la obligación de repercutir IVA, al 21%, por los servicios gratuitos prestados por abogados y procuradores en el turno de oficio al considerar que, los mismos, son voluntarios y onerosos (son pagados por el Estado).

El IVA deberá ser repercutido al beneficiario del servicio.

Con ello se modifica un criterio de la DGT, subsistente desde 1988 que consideraba estos servicios gratuitos, exentos de IVA, por ser obligatorios.

El nuevo criterio entró en vigor el 26-1-2017 y el Gobierno asegura que se hará cargo de ese IVA.

No olvides comunicar a Hacienda que presentarás el País por País

Desde 01/01/2016 las sociedades dominantes de grupos cuya cifra de negocios supere los 750 millones de euros deben presentar, anualmente, una nueva información relacionada con sus operaciones vinculadas: el país por pais (country by country).

Pues bien, relacionado con esta obligación, se ha regulado una nueva declaración informativa, la declaración previa al Modelo 231, que obliga a cualquier entidad residente en territorio español que pertenezca a un grupo obligado a presentar esta información, a comunicar, telemáticamente a Hacienda, la identificación y el país de residencia de la entidad obligada a presentar esa información. La comunicación debe realizarse en los doce meses siguientes a la finalización del período impositivo.

Modelo 720: no se declaran valores extranjeros depositados en España

Si se dispone de valores cotizados extranjeros pero están depositados en una sucursal de un banco situada en España, no existe obligación de informarlos en el Modelo 720.

La entidad financiera, de acuerdo con la normativa vigente, los informa en el Modelo 189 por lo que, de incluirlos en el 720, se estaría duplicando información a Hacienda.

No obstante, conviene asegurarse de que, efectivamente, la depositaria está situada en España. Dadas las importantes sanciones existentes para los errores en este modelo, en caso de duda, mejor declararlas.

Aún quedan pérdidas de cartera deducibles

Con los últimos cambios normativos introducidos en el Impuesto de Sociedades, el deducir pérdidas de filiales se ha convertido en misión casi imposible.

Ya no son deducibles los deterioros de cartera de ningún tipo: ni los dotados por pérdidas en participaciones de empresas del grupo, ni por activos disponibles para la venta. Tampoco lo son cuando esas pérdidas pasan a ser definitivas con la venta de la cartera. Sólo la disolución de la participada, parece ser – y no en todos los casos- el camino para recuperar impuestos de esas inversiones fallidas.

No obstante, apoyándose en la normativa contable, queda un resquicio: la cartera de negociación.

El Plan General Contable regula que las participaciones de menos del 20% adquiridas para su venta a corto plazo deben ser registradas en ese epígrafe de los activos financieros.

La interesante característica de estos instrumentos financieros es que, su contabilización debe ser realizada siempre a valor razonable -leáse mercado- cargando o abonando directamente contra el valor contable de la participación el ingreso o gasto financiero por la variación de valor. Es decir, sin dotar deterioros ni reversiones de los mismos.

La norma fiscal prevé que, cuando la participación en cartera de negociación, no de derecho a la exención por doble imposición, el gasto financiero registrado sí será fiscalmente deducible.

Recordemos que para gozar de la exención citada la participación ha de ser superior al 5%, mantenerse durante 1 año y, en el caso de entidades no residentes tributar por un impuesto similar al Impuesto de Sociedades a un tipo nominal de, al menos, el 10%.

¿He de tributar por la devolución de los gastos hipotecarios?

Tal como ocurre con las cláusulas suelo, los tribunales se han pronunciado considerando nula la cláusula por la que los consumidores hemos venido pagando los gastos de formalización de hipoteca (notario, Registro y, más discutible, Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados).

Pero como también ocurre con las cláusulas suelo, una vez obtenida, de la entidad bancaria, la devolución de esos gastos, Hacienda quiere que pasemos por caja tributando en el IRPF.

¿Qué hay que tributar?

– Por la devolución de los gastos, en si mismos, absolutamente nada.

– Si además, percibe intereses de demora, esos deberán tributar como ganancia patrimonial a un tipo máximo del 23%.

– Por último, si esos gastos formaron parte de su deducción por vivienda habitual, deberá -siempre que el ejercicio no esté prescrito- devolver la parte correspondiente.

RECLAMA LA PLUSVALÍA MUNICIPAL

¿Has vendido o heredado una propiedad por menos de lo que te costó?

¿Hace menos de 4 años?

¡Podrías haber pagado de más!

El Tribunal Constitucional ha declarado nulos e inconstitucionales diversos artículos de la Norma Foral de Gipuzkoa que regula la Plusvalía Municipal. No obstante, es cuestión de tiempo que su decisión se extienda a todo el territorio nacional (texto refundido de la Ley de Haciendas Locales).

La cuestión no es nueva. Este tributo fue creado para gravar el incremento del valor de los terrenos, pero, de la forma en que está configurado, obliga al pago efectivo aunque no haya incremento real del valor del terreno, circunstancia que se ha dado en un gran número de operaciones tras la burbuja inmobiliaria.

Es muy probable que, como ocurrió con el céntimo sanitario, sea necesario presentar una solicitud de rectificación de las declaraciones presentadas vía artículo 217 de la Ley General Tributaria, como paso previo e indispensable para acceder a los tribunales.

Si tienes dudas en cuanto a si tienes derecho a reclamar la plusvalía que soportaste o el procedimiento que debes seguir, ponte en contacto con nuestros expertos.

Seguiremos informando si se produce alguna novedad.

Evita anticipar más pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades de los necesarios

Las empresas que, en 2016, facturaron menos 6 millones de euros deben realizar los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades de 2017 mediante la aplicación de un 18% de la cuota sistema de un porcentaje de la cuota íntegra del último Impuesto presentado.

Así, antes del 20 de abril, pagarán el 18% de la cuota íntegra del impuesto de 2015 y, antes del 20 de octubre y del 20 de diciembre, el mismo porcentaje sobre la cuota íntegra del impuesto de 2016, que habrá sido presentado en julio de 2017.

Puede ocurrir que, su empresa, tenga previstos unos resultados para 2017 manifiestamente inferiores a los que tuvo en 2015 y/o 2016, con lo que realizaría unos pagos fraccionados de importes más elevados que la declaración final a presentar en julio de 2018. Ello le obligaría a solicitar la devolución de los importes ingresados de más. Devolución que, por lo general, se producirá a finales de 2018, con el consiguiente perjuicio financiero para la Sociedad.

La Ley prevé una solución: la aplicación del sistema de arrastre de base imponible. En esta modalidad de pago fraccionado, se realiza un cálculo cuasi completo del Impuesto en base al resultado real acumulado de los 3, 9 y 11 meses del ejercicio en curso, tributándose por tanto, en base a la realidad económica del ejercicio a un tipo del 17%.

La opción por ese método, debe comunicarse a Hacienda, mediante declaración censal 036, durante el mes de febrero del ejercicio en que desee aplicarse.