Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

Como es sabido, en los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, las grandes empresas tienen limitaciones a la deducción de bases imponibles negativas en función de la cifra de negocios obtenida en los doce meses anteriores. Asimismo, el tipo de gravamen, para esos pagos a cuenta, varía en función de ese mismo parámetro.

En el caso de los grupos de sociedades que tributan en el régimen de consolidación fiscal, la cifra de negocios a considerar es la del Grupo.

Pero, ¿qué ocurre si, de un ejercicio a otro, se reduce el número de sociedades que forman parte del grupo y, con ello, la cifra de ventas queda por debajo de alguno de los parámetros que establecen las indicadas limitaciones?

Pues, dado que debe atenderse a la cifra de negocios de los últimos 12 meses, el pago fraccionado a realizar, incluirá o no las sociedades que dejaron de formar parte del grupo, en función de si ha transcurrido menos o más de un año desde su salida.

Imaginemos que una sociedad sale del grupo en septiembre del año X. En el pago fraccionado de abril (1P) del ejercicio x+1, se incluirá esta sociedad a efectos de computar la cifra de negocios. En los pagos de octubre (2P) y diciembre (3P) ya no.

Lo mismo ocurrirá, claro está, ante la entrada de nuevas sociedades.