No cabe duda que, el comienzo del arrendamiento de un local comercial, convierte al arrendador en sujeto pasivo del IVA y, que el mismo, debe ser realizado con repercusión del impuesto al arrendatario.

Ocurre, sin embargo, que hay personas físicas, residentes en el extranjero que son propietarios de locales o naves industriales en España, que ponen en arrendamiento. ¿Deben repercutir IVA?

La norma distingue dos posibilidades, claramente diferenciadas:la existencia o no, de establecimiento permanente en nuestro país. Si se considera que existe, habrá repercusión del impuesto. En caso contrario, no.

Y, ¿cuándo se considera que existe un establecimiento permanente?. La existencia de un local arrendado no se considera, en si mismo, un establecimiento permanente. Para obtener tal cualificación, el concepto es semejante al previsto por la ley del IRPF para considerar como actividad económica la actividad de alquiler de inmuebles: es preciso disponer de una estructura de medios humanos y técnicos para gestionar la actividad.

Si esto es así, el No Residente arrendatario, deberá darse de alta en el censo de empresarios (modelo 036), repercutir y presentar declaraciones de IVA. Si no existe establecimiento permanente, el arrendador no repercutirá IVA y será el arrendatario quién, vía inversión del sujeto pasivo, se autorrepercutirá el impuesto.