Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

Puede ocurrir que la Junta General apruebe la disolución y liquidación de una sociedad a final de año y que, la misma, no se eleve a público ante Notario, hasta enero del año siguiente.

También puede ocurrir que, de tiempo a acudir al Notario, pero no se lleve al Registro Mercantil, para su inscripción, hasta el año siguiente.

También es muy habitual que se logré aprobar, elevar a publico y llevar al Registro Mercantil la escritura en el mes de diciembre, pero que la misma no quede inscrita hasta bien avanzado enero.

¿Cuándo se entiende disuelta la sociedad y, por tanto, adjudicados los bienes a los socios?

De acuerdo con la normativa mercantil y la jurisprudencia, para adjudicar los bienes a los socios, no es suficiente con el acuerdo de Junta General, puesto que, en ese momento, no se han cumplido los requisitos necesarios para garantías de los acreedores. Por tanto, no es hasta la fecha de elevación a público del acto, en que la sociedad puede considerarse disuelta y los bienes adjudicados.

Por otro lado recordemos que la sociedad no se considerará extinguida y, por tanto, conservará sus obligaciones fiscales, entre las que se encuentra presentar Impuesto de Sociedades, hasta la fecha de su inscripción en el Registro Mercantil, que coincide con la fecha de entrada en el mismo.