Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

El Tribunal Supremo ha fallado sobre la consideración de la afección de los activos (tesorería y activos financieros líquidos) que figuraban en el activo de una sociedad holding como consecuencia de la transmisión de parte de su cartera de control.

La sociedad implicada argumentaba que no se producía la patrimonialidad sobrevenida mientras que la Administración, en diferentes instancias, asimilaba el tratamiento de las dichas rentas al régimen previsto para los dividendos.

Pues bien, el alto tribunal da la razón a la sociedad por considerar que tal asimilación supone una ampliación injustificada de los supuestos previstos por la norma, con quebranto de la seguridad jurídica y del propio principio de legalidad.

Esta sentencia no afecta al actual régimen de las sociedades patrimoniales en el Impuesto de Sociedades dado que su regulación actual es distinta de la existente en el caso que ha sido objeto de esta sentencia.

No obstante, sí puede tener incidencia en el ámbito de la exención por empresa familiar en el Impuesto sobre el Patrimonio y en la reducción en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, dado que la normativa del Impuesto sobre el Patrimonio exige como requisito para gozar de la exención la misma regla de la patrimonialidad sobrevenida que la que se contenía en el antiguo régimen de sociedades patrimoniales.

Asimismo, esta interpretación también afecta a los años posteriores a la realización de una donación de empresa familiar dado que, la Ley del ISD, exige el mantenimiento del derecho a la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio durante un plazo de diez años.