Pueden deducirse en el IRPF en estimación directa simplificada

– Todos los gastos derivados de la propiedad de la vivienda: amortizaciones, IBI, intereses, tasa de basuras, seguro, comunidad de propietarios, etc., proporcionalmente a la parte de la vivienda afectada.

– Los gastos por suministros no pueden deducirse proporcionalmente a los metros cuadrados ocupados, sino que debe poder probarse la vinculación de los mismos con la obtención de ingresos.