Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

Como es sabido, existe una reducción del 95% en el Impuesto sobre Sucesiones y donaciones cuando lo que se transmite es la vivienda habitual del causante al cónyuge, ascendientes o descendientes o bien, pariente colateral mayor de 65 años, que hubiese convivido con el causante durante los 2 años anteriores al fallecimiento.

Para gozar de dicha reducción, se exige, entre otros requisitos, el mantenimiento de la vivienda en el patrimonio del heredero durante 10 años. En caso de no cumplirse el requisito de permanencia, se ha de pagar el impuesto que se hubiera dejado de ingresar como consecuencia de la reducción practicada y los intereses de demora.

Dicho mantenimiento puede obviarse si se produce la transmisión del inmueble con su inmediata reinversión en una nueva vivienda habitual, sin que sea posible la reinversión (así se ha manifestado la DGT en consulta vinculante de 21-4-2016) en ningún otro bien, como sería el caso de una renta vitalicia.