Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

 

Ya hace un tiempo que se puso de moda alquilar viviendas por temporadas (sobretodo en vacaciones) o alquilar habitaciones a estudiantes.

Dado que, en los tiempos que vivimos, la mayoría de las ofertas se anuncian en internet, resulta peligroso pretender no declararlo en el IRPF y, menos aún, si realiza mediante plataformas como Airbnb o booking.

Una vez asumido que hay que declarar, toca buscar como minimizar el coste fiscal. ¿Puede aplicarse la reducción del 60% sobre el beneficio obtenido?

Pues Hacienda opina que no. Y, basa su argumentación en que, para gozar de la reducción, el destino del alquiler debe ser el de satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario, es decir, que pase a ser su vivienda habitual.

Eso no significa, que no pueda deducirse la parte proporcional de los gastos soportados sobre la vivienda.