Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

Uno de los requisitos para obtener la reducción del 95% en el ISD por empresa familiar es que, uno de los miembros de la unidad familiar, realice tareas de dirección efectiva del negocio.

Dicha dirección efectiva se traduce, en la práctica, con la necesidad de probar que existe una efectiva intervención en las decisiones del día a día de la empresa.

Así, se han vuelto a manifestar recientemente los tribunales, al considerar que, no queda acreditado tal esencial requisito, cuando, en 4 años, sólo ha intervenido en la compra de un edificio, en la suscripción de dos contratos de alquiler y en la firma de las cuentas de tres filiales. Tales actuaciones se consideran insuficientes para probar que la vida de la empresa giraba bajo las decisiones del interesado.

En definitiva, para poder optar a la reducción con garantías, es necesario que la dirección efectiva se realice en el día a día de la empresa y pueda probarse.