Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

Como ya hemos comentado largamente en nuestros consejos fiscales, para que el arrendamiento de inmuebles constituya una actividad económica es necesario que, para la ordenación de la misma, se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

El fin último de esta norma es establecer unos requisitos mínimos, una señal de que existe una mínima organización de medios empresariales, que pueda dar a la actividad tal carácter.

Es por ello que algunas voces se plantean que tal organización puede conseguirse sin necesidad de contratación laboral sustituyendo tal figura por la externalización del servicio de gestión de los alquileres a través de una persona o entidad profesionalmente dedicada a ello.

Pues bien, Hacienda lo tiene claro, si la gestión no es realizada por una persona con contrato laboral a jornada completa, no hay posibilidad de considerar la actividad de arrendamiento como empresarial.