Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

Como es sabido, está exenta de gravamen la indemnización por despido laboral que no exceda del límite máximo establecido por el Estatuto de los Trabajadores ni el tope de 180 mil euros previsto por la propia normativa del IRPF.

No obstante, reiterada jurisprudencia ha reiterado que, en el caso de personal de alta dirección, la normativa laboral, no prevé indemnización mínima obligatoria alguna y, por tanto, en caso de producirse tendrá carácter de pactada sin derecho a exención alguna.

Además, debe tenerse cuidado con las indemnizaciones percibidas por los administradores de sociedades -o que lo fueron en algún período antes de su despido- ya que la relación se considera puramente mercantil sin derecho a indemnización ni exención en IRPF alguna. En este sentido conviene recordar la importancia de evidenciar documentalmente la suspensión de la relación laboral en el momento en el que un empleado pase a ser administrador de una sociedad ya que, de lo contrario, en el momento del pago de la indemnización por despido del administrador, se considerará que la relación laboral se extinguió con el nombramiento mercantil no existiendo, por tanto, indemnización laboral alguna ni, por supuesto, exención.