Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

El Impuesto de Sucesiones prevé una reducción del 95% sobre el valor de la que era la vivienda habitual del fallecido

Para ello se exige que el heredero sea descendiente, ascendiente, cónyuge o colateral mayor de 65 años que conviva con el fallecido y que mantenga la vivienda en su patrimonio durante 10 años. No es preciso que la mantenga como vivienda habitual -cosa lógica-, pero si que la mantenga su titularidad.

Sobre este último requisito se suceden las consultas sobre diversas casuísticas.

Por ejemplo, ¿qué ocurre si se procede a la demolición de la vivienda para hacer un edificio adjudicándose una de las viviendas al que fue heredero?

Podría defenderse cumplido el requisito de permanencia aduciendo que, si bien, la vivienda, como se conocía, no se mantiene en el patrimonio, se ha sustituido por otra en el mismo lugar y con el mismo valor, sin minorar con ello el patrimonio heredado.

Sin embargo, Hacienda considera incumplido el requisito de permanencia y obligaría a ingresar el importe dejado de ingresar en su momento, junto con los intereses de demora.