Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

La DGT, en Consulta Vinculante de 15-11-16, ha interpretado algunas cuestiones en relación a la reserva de capitalización, que viene a dar luz sobre algunas dudas que se venían planteando:

Respecto a la variación de los fondos propios:
– Los ingresos o aumentos de reservas derivados por reversiones de deterioro de activos son incrementos de fondos propios.
– Los aumentos por capitalización de créditos no forman parte de los fondos propios.
– Forma parte de fondos propios la cifra dotada como reserva legal por la parte del beneficio que no puede distribuirse por tener que aplicarse a la compensación de pérdidas de ejercicios anteriores.
– Las reservas consecuencia de procesos de fusión de sociedades participadas se incluyen como ampliaciones de fondos propios.
– El mantenimiento de los fondos propios no debe producirse partida a partida sino globalmente. Puede disponerse de una partida si se compensa con otra.

Con carácter específico para los grupos fiscales:
– El cómputo del incremento de los fondos propios del grupo se realiza sumando los fondos propios de las sociedades que forman el grupo, sin realizar eliminaciones ni incorporaciones;
– Si la sociedad que genera el incremento de fondos propios tiene base imponible positiva pero la base imponible del grupo es negativa, no se puede aplicar la reducción.
– Si la sociedad que genera el incremento de fondos propios tiene base imponible negativa pero la base imponible del grupo es positiva, sí se puede aplicar la reducción.
– La dotación de la reserva puede realizarse por cualquier sociedad del grupo. No tiene porque ser la representante ni la que aumentó los fondos propios.

Asimismo se establecen algunos criterios sobre el mantenimiento de la reserva indisponible y las cantidades pendientes de aplicar en el caso de pérdida del régimen de grupos, extinción o exclusión de sociedades.

Resultan preocupantes algunos de los criterios indicados si tenemos en cuenta que, a la fecha de esta consulta vinculante, habían pasado casi 4 meses desde la presentación del Impuesto de Sociedades 2016 y quizás, el criterio utilizado por el declarante no fue el mismo.