Como hemos explicado muchas veces, conviene que esté atento al contenido de las notificaciones de Hacienda.

No son pocas las liquidaciones anuladas por los tribunales por errores en las mismas.

Conviene que compruebe que reúnen todos los requisitos exigidos por la norma, que están correctamente notificadas en plazo, lugar y forma, que están debidamente motivadas, etc.

Y, desde ahora, gracias a una sentencia de la Audiencia Nacional de 7 de julio, existe un nuevo argumento: las páginas en blanco.

Resulta que un contribuyente recibió una notificación electrónica, cuyas primeras dos hojas estaban en blanco (¿a qué le ha pasado alguna vez?), por lo que pensó que se trataba de un error informático y la borró.

Debido a ello, posteriormente, la Administración emitió un recargo de apremio del 20%.

Pues bien, el Tribunal opina que el contribuyente no puede ser perjudicado por el hecho de que Hacienda no haya actuado con la diligencia debida al emitir la notificación, por lo que anula la misma y, por ende, el recargo.

Una vez más, como explicaba en mi post Gane los pleitos a Hacienda por sus errores formales, se pone de manifiesto que, los defectos formales, son una buena arma para ganar pleitos a Hacienda.