Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

A estas alturas todos tenemos claro que, en IVA existe una presunción de utilización de los vehículos para fines particulares del 50%, siendo esa la cuota del impuesto a deducir sin tener que demostrarla ni discutirla con la Administración.

Dicha presunción admite prueba en contrario. Es decir, si el contribuyente, puede probar un grado de utilización mayor, podrá deducir más de ese 50% de la cuota soportada de IVA.

Pues bien, una vez el contribuyente ha presentado su prueba, los Tribunales opinan que, la carga de acreditar un grado de afectación distinto al determinado por la presunción, no solo se impone al contribuyente, sino a la Administración, pues ésta está legalmente obligada a regularizar la deducción derivada de la presunción cuando “se acredite” un porcentaje distinto a aquél.