Descarga nuestro ebook "El camino para reducir tus impuestos" + info
(+34) 934 150 504
(+34) 609 593 923

 

 

Es cuestión conocida que la deducción del IVA de los vehículos está supeditada al porcentaje de utilización empresarial del bien, con una presunción, que admite prueba en contrario, del 50%.

Eso significa que, si el empresario quiere deducir un mayor porcentaje, deberá probar ante la Administración, que la utilización del vehículo para fines empresariales es superior al 50%. Prueba que, desde que se instauró la norma, se ha evidenciado como diabólica. Justificar que se usa el vehículo para fines empresariales es relativamente fácil. Probar el porcentaje de utilización, una quimera.

Pero, cuidado, también significa que si Hacienda quiere aplicar un porcentaje inferior, también deberá probarlo. Así se han manifestado los tribunales cuando la Administración ha tratado de reducir el 50% de deducción aduciendo que el contribuyente no ha justificado la afectación exclusiva a su actividad empresarial del bien.